Con una inversión inicial superior a los RD$5,000.000. millones, fueron puestos en funcionamiento seis biogestores para la generación de energía eléctrica y producción de abono orgánico en una finca de la comunidad del Higüerito, Moca.
El proyecto es auspiciado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (UASID, la Secretaría de Medio Ambiente y la Asociación de Porcicultores de Licey al Medio (APORLI).
De acuerdo a sus promotores, los biogestores tienen como objetivo la generación de energía eléctrica y abono orgánico con los desperdicios de cerdos y pollos.
El acto de fue realizado en la finca de Juan Enrique Minaya, en el Higüerito, y el mismo se inscribe dentro de los proyectos que auspicia la UASAID a través del Fondo de Inversión para la protección ambiental para disminuir la contaminación y promover el desarrollo sostenible mediante prácticas de producción más limpia.
"Estos seis biogestores forman parte del Proyecto aprovechamiento de la Porquinaza para la producción de biogás y abono orgánico", se informó.
También, se dijo que para impulsarlo Aporli contó con un aporte de 2 millones y medio de pesos de la UASAID y una contrapartida igual.
Según la Asociación de Porcicultores de Licey al Medio (APORLI) están listos los estudios básicos para la instalación de una planta de producción de abono orgánico y de biogás para la generación eléctrica.
Las palabras de bienvenida del acto fueron expuesto por el señor Félix Ramos, presidente de APORLI, luego Ezequiel Portes, presentó los resultados y principales acciones del proyecto aprovechamiento de la porquinaza para la producción de biogás y abono orgánico.
Destacó que la porcicultura es la principal actividad económica de Licey al Medio y comunidades aledañas, y la que contribuye con el 33% de la producción nacional de cerdos.
Alrededor de 400 mil cerdos se ubican en 28 kilómetros cuadrados de superficie que aportan mil 600 millones de pesos al año a la economía del país.
Durante el acto habló también el señor Kenneth, oficial de contratos de UASAID, y luego agotó un turno el secretario de Estado de Medio Ambiente, doctor Max Puig.